Municipios Costa Blanca

Casco Antiguo de Altea, ¡descúbrelo!


Casco Antiguo de Altea

¿Conoces el Casco Antiguo de Altea? ¡Es una de la localidad con más encanto y más emblemáticas de la Costa Blanca! Si quieres descubrirlo, hoy te lo contamos todo sobre él en este post. Y es que, el Mediterráneo no es solo uno de los mejores destinos para tus vacaciones, es también uno de los más demandados: clima cálido durante todo el año, bienestar y desconexión, la amabilidad y la tranquilidad de sus gentes… ¡todo esto también lo encontrarás en Altea y en su Casco Antiguo! Se trata, sin duda, de una de las cosas más bonitas que ver en Altea.

¿Qué puedo descubrir en el Casco Antiguo de Altea?

Esta localidad alicantina está llena de contrastes. Hay una parte que mira al mar y otra hacia la montaña. Pero sin duda, la zona que más atrae a las visitas es el Casco Antiguo de Altea.

Aunque todavía no hayas estado en el Casco Antiguo de Altea, seguro que te resultan familiares sus casas blancas y la cúpula azul de su iglesia, ¡son vistas muy reconocibles! Recorrer el centro te llevará aproximadamente medio día. Ahora bien, si quieres conocer en profundidad sus secretos y sus alrededores, ¡nada como pasar un par de días! Y es que cuenta con infinidad de rincones y secretos que seguro te encantará descubrir. Alquilar una villa en Altea, o un apartamento, puede ser una gran opción para descubrirlo todo a tu ritmo.

Cúpulas Altea Casco Antiguo

Ahora sí, introducido el destino, ¡vamos a contarte todo lo que puedes ver en el Casco Antiguo de Altea.

Empezamos desde el Ayuntamiento de Altea

Te recomendamos que empieces tu recorrido por el centro de Altea. Desde una plaza con una pequeña iglesia, que fue en su tiempo un convento de franciscanos. Es en esa zona donde encontrarás la parte más actual de Altea. Hay tiendas, está también el mercado municipal y está ubicado el Ayuntamiento. Para llegar, previamente tendrás que haber subido un par de calles. Te recomendamos que empieces a subir desde el paseo marítimo, tras haber disfrutado un poco de la brisa marina. Posteriormente, podrás empezar a subir por la Calle Convento y seguir por la Avenida del Rey Jaume I. Al final de la Avenida podrás encontrar el Museo de la Fiesta de Moros y Cristianos. Se trata de una de las festividades más tradicionales de la Costa Blanca y en el Museo se exponen desde los trajes y vestidos hasta videos para entender la fiesta más de cerca. Siguiendo por la Avenida, te toparás con el Mercado, ¡un paraíso para los foodies!

Finalmente, cuando llegues Calle Pont del Mocau, empezará la subida hasta el Casco Antiguo.

Subiendo al Casco Antiguo de Altea

Para empezar a subir, puedes elegir hacerlo siguiendo por la Calle Pont de Mocau o bien por la Costera Mestre de la Música, esta última opción se trata de una escalinata que sube entre casas blancas hasta el mirador de la Glorieta. Desde allí podrás llegar a la Plaza de la Iglesia, pasando antes por la Plaça de L’Aigua, en la que se encuentran los restos de un antiguo aljibe que pertenece a los últimos años del medievo. Uno de los encantos de este lugar es que durante los meses de verano la zona se convierte en el escenario de diferentes conciertos.

Visitar el Casco Antiguo de Altea

Si optas por subir por la calle Pont de Moncau, podrás ver a la derecha el barrio de Bellaguarda. Se trata de un lugar con un gran atractivo. Se trata de una pequeña joya porque, pese a ello, todavía no es muy conocido por los turistas. En su plaza puedes encontrar una antigua torre vigía que ha sido reconstruida. También descubrirás un trozo de lo que fue la antigua muralla.

Seguimos por la Plaza de la Cruz

La calle Pont de Moncau llega hasta un cruce de calles que lleva el nombre de Plaza de la Cruz. A su izquierda comienza la Cuesta de los Machos, en la que se sitúa la Fundación Eberhard Schlotter. En ella podrás disfrutar de diferentes exposiciones, siempre muy interesantes. Si entras por el arco que encontrarás, podrás seguir subiendo por la Calle Mayor. Te sorprenderá que está empedrada en blanco y negro. Sin duda, esta zona merece que te detengas y disfrutes de todo lo que te ofrece. Hay un buen número de pequeñas tiendas dedicadas a la venta de artesanía.

Casco Antiguo de Altea

También puede ser un buen momento para hacer un alto en el camino y disfrutar de los restaurantes que encontrarás. Te recomendamos que apuestes por alguno de los platos de la gastronomía local. Después, puedes continuar hasta llegar a la Plaza de la Iglesia y disfrutar de las increíbles vistas desde su mirador.

Sin duda, te va a enamorar el encanto que rezuma la zona. Es el lugar perfecto para que artistas y artesanos desarrollen su trabajo y se dejen envolver por el increíble ambiente. De hecho, es habitual encontrar artesanos de todo tipo haciendo sus obras a los pies de la Plaza o bien, en lo pequeños miradores que encontrarás en ella.

¿Cuándo puedo visitar el Casco Antiguo de Altea?

Es un lugar perfecto para ser visitado en verano, cuando los días son largos y cálidos, eligiendo las últimas horas de la tarde para huir del calor. Además, podrás ver atardecer desde la Plaza de la Iglesia y disfrutar del ambiente nocturno. Con los bares y restaurantes iluminados, el Casco Antiguo tiene un encanto todavía más especial. Además, otra gran idea puede ser disfrutar del Casco tras descubrir y refrescarse en alguna de las playas de Altea. En otras épocas del año puedes aprovechar bien el día acudiendo desde la mañana y haciendo un alto en el camino para disfrutar de una deliciosa comida en alguno de sus restaurantes. Después podrás continuar tu recorrido y cuando quieras hacer otra parada, te aconsejamos que optes por tomar un café o un refresco en alguna de sus cafeterías.

Casco Antiguo de Altea de noche

De noche, puedes volver a optar por disfrutar de una exquisita cena en alguno de sus restaurantes. Luego disfruta de un último paseo antes de abandonar Altea. Si te ha quedado algo pendiente por conocer, no dudes en volver. De hecho, una de las ventajas que presenta el Casco Antiguo de Altea es que tiene tanto encanto que nunca te cansarás de recorrer sus calles.

Para tu visita elige siempre ropa cómoda. Más fresca en los meses de verano y algo más abrigada en invierno, aunque lo normal es que no haga demasiado frío, puesto que las temperaturas suelen ser muy llevaderas. Por supuesto, intenta que el calzado sea lo más cómodo posible para afrontar el recorrido a pie.

Ahora ya conoces mejor el Casco Antiguo de Altea, solo te queda buscar el momento perfecto para visitarlo. ¡Te esperamos!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *